Archivo de la etiqueta: La balada del norte

La balada del norte (Tomo 2)

La balada del norte (Tomo 2), de Alfonso Zapico (Astiberri)

Cuando escribí hace ya más de dos años sobre el primer tomo de La balada del norte la obra iba a constar de dos volúmenes. El primero servía para construir los personajes principales, dotar a la trama de un contexto histórico bien elaborado y mostrar los orígenes de la revolución de Asturias; y teóricamente en el segundo se iban a desarrollar los hechos revolucionarios y la posterior represión. Finalmente, ante la magnitud de la obra, Alfonso Zapico decidió que este monumental cómic fuera publicado en tres partes, de modo con el Tomo 2 estamos ante el nudo de la trilogía.

Al final del primer tomo Zapico nos mostraba el inicio de la revolución y de la mano de Apolonio y su hija Isolina éramos testigos de cómo se organizaba la cuenca minera para llevarla a cabo. En este segundo, los hechos revolucionarios ya están en marcha. Los mineros dominan los valles y marchan hacia la capital, donde se refugian las clases altas de la sociedad asturiana. Entre quienes se trasladan a Oviedo se encuentran el marqués de Montecorvo y su hijo Tristán, que tratan de salvarse de la ira proletaria buscando el cobijo del gobernador.

De nuevo, Alfonso Zapico ha construido un retrato complejo de la convulsa sociedad asturiana de ese crucial momento histórico. Con acierto y mucha gracia, el autor refleja la división de las izquierdas. Aunque en el caso asturiano se unieron para la revuelta, cada partido y cada movimiento tenía ideas y objetivos diferentes para la revolución.  La conversación que mantienen dos mineros, uno socialista y otro comunista, en que uno le habla sobre su pueblo y la rivalidad con las poblaciones de su entorno consigue sublimar las tradicionales disputas entre los partidarios de la izquierda. Al mismo tiempo, Zapico también muestra la ineptitud del gobernador de Asturias y la inacción del gobierno de Lerroux, que finalmente decide actuar con brutalidad y envía al general Francisco Franco al mando de las tropas del ejército de África.

Algunos de los temas fundamentales para comprender la realidad española de la época vuelven a tener una gran importancia. Las desigualdades sociales, el papel de la mujer, el lugar de la religión en la sociedad… Zapico trata estas temáticas de forma muy original y valiéndose de muy diversos recursos. La familia de un importante abogado ovetense acoge a Isolina, Apolonio y un par de sus compañeros proletarios. Los diálogos, los silencios y los pequeños gestos permiten que esas dos clases sociales enfrentadas, que se ignoran y desconocen, por fin se vean cara a cara. Zapico vuelve a huir del maniqueísmo y constata que personas despreciables formaron parte de ambos bandos, pero también lo hicieron personas bondadosas.

Las mujeres siguen ocupando un lugar central en la trama. Desde el protagonismo de Isolina hasta la esposa del abogado, que representa a las mujeres de clase alta, pasando por las mujeres que siguen con su día día en la cuenca minera. Frases antológicas como “Las vacas no entienden de revoluciones”, pronunciada por Amalia muestran la fuerza de la realidad y el alejamiento de los ideales por los que luchaban los mineros de la vida cotidiana de su entorno. Las mujeres de clase obrera sufrían una doble discriminación, por su clase social y por su condición de mujeres, ya que pese a la voluntad de cambiar de arriba a abajo la sociedad, sus compañeros revolucionarios estaban muy alejados de posiciones igualitarias. Las mujeres de clase media y alta también sufrían su condición femenina y se esperaba que fueran esposas y madres, siempre al servicio de sus maridos.

El gran acierto del autor asturiano es utilizar las historias personales de los personajes para crear un completo retrato social de la Asturias de 1934. Los personajes de Zapico son complejos, con aristas, con luces y sombras. El dibujante consigue que pese a que todos conocemos cómo acabó la revolución, queramos seguir conociendo cómo la vivieron Isolina y Tristán, Apolonio y el resto de sus compañeros. La aparición de Franco al mando de las tropas africanas marca un claro punto de inflexión en el porvenir de la revuelta, pero como afirma Apolonio, él no se quedará a luchar hasta el final ni huirá, tan solo volverá a casa porque está cansado.

No debemos olvidar que mientras Zapico juega con sus creaciones, nos sitúa en medio de la acción bélica. Tiroteos, explosiones y persecuciones dominan la escena, pero el dibujante tiene la habilidad de ir tejiendo pequeñas historias cotidianas sin que por ello la acción se resienta. Es interesante fijarse en los recursos propios del cómic de los que se sirve para recrear el movimiento y el dinamismo de los enfrentamientos: multitud de onomatopeyas, lineas cinéticas, trazo amplio y desdibujado en ocasiones… Todo un catálogo que Zapico utiliza a su antojo con gran efectividad.

A grandes rasgos, el aparato gráfico de este tomo mantiene los principales elementos que ya usó Alfonso Zapico en el primer volumen: blanco y negro, gama de grises para crear atmósferas, personajes caricaturescos muy expresivos… La gran novedad, que muestra la evolución del dibujante, es la utilización de un trazo más suelto, más dinámico, perfecto para reflejar las grandes dosis de acción inherentes a la revolución. Además, es destacable como los fondos de las viñetas, muy elaborados en el primer volumen, han ganado en sobriedad, de forma que nuestra atención se centra más en el argumento. Otro recurso interesante, que ya aparecía en el anterior volumen, es la presencia de páginas de color negro en determinados momentos que resaltan el dramatismo de lo que ocurre.

Alfonso Zapico ha vuelto a demostrar con el segundo tomo de La balada del norte que es un gran dominador del cómic histórico. Siempre desde su personal visión, como ya hiciera en obras anteriores, es capaz de recrear el pasado de forma brillante. El uso de la ficción como forma de relatar la historia vuelve a funcionar y permite a Zapico mostrarnos realidades complejas mientras nos atrapa con las peripecias de sus personajes. El tercer volumen, con el que concluirá esta magna obra, mostrará qué sucedió en Asturias tras el fracaso de la revolución, pero por encima de todo nos mostrará el destino de los protagonistas, que finalmente fue el destino de aquellos que lucharon para cambiar las cosas y se encontraron ante un mundo demasiado hostil y despiadado para llevarlo a cabo. La espera se hará larga.

La balada del norte

La balada del norte (Tomo 1), de Alfonso Zapico. (Astiberri)

Después de haber publicado diversas obras históricas sobre personajes o lugares lejanos, como Café Budapest, sobre el conflicto entre Israel y Palestina, El otro mar, sobre la llegada de Vasco Núñez de Balboa al Océano Pacífico, o Dublinés, la biografía de James Joyce con la que ganó el Premio Nacional de Cómic en 2012, Alfonso Zapico decidió acercarse a la historia de su tierra. Desde la perspectiva que le da su actual residencia en Angulema, se ha acercado a la revolución obrera de 1934 que tuvo lugar en su Asturias natal.

Tras un largo proceso de documentación, que ha incluido multitud de entrevistas con mineros, Zapico ha publicado, de la mano de Astiberri, el primer tomo de los dos de los que constará La balada del norte. El dibujante conoce el mundo minero desde dentro, ya que algunos de sus familiares cercanos han trabajado toda su vida en la mina. Además, su infancia transcurrió en Blimea, uno de tantos pueblos de los valles mineros de la región.  En principio, la segunda parte estará disponible a finales de 2016.

Tras una breve introducción a la Historia de España de inicios del siglo XX, en que Zapico muestra su capacidad para resumir una época tan convulsa en unas pocas viñetas, la acción del cómic se inicia con la instauración de la Segunda República. La historia  se estructura en dos tramas que se entrecruzan, aunque cada una de ellas tiene un protagonista distinto: por un lado, Tristán, hijo del Marqués de Montecorvo; y por el otro, Apolonio (el personaje que aparece en la portada) capataz muy respetado de una de las minas propiedad del Marqués.

Tristán es un joven intelectual que vive en Madrid, donde se relaciona con escritores y periodistas y donde trata de conseguir el éxito con la publicación de traducciones de los grandes poetas rusos de la época. Está enfermo, a pesar de que su ritmo de vida no lo demuestre, y por prescripción médica decide volver a Asturias, junto con su padre. Allí entrará en contacto con sus antiguos compañeros, de la mano de quienes conocerá el turbulento clima social que se vive en el Principado. Asimismo, entablará una relación con una de las sirvientas de la casa de su padre.

Por su parte, Apolonio es un minero asturiano por los cuatro costados. Toda una vida dedicada a la mina lo han convertido en capataz. Sus opiniones siempre son tenidas en cuenta por sus compañeros, de modo que los dirigentes sindicales tratan de conseguir su favor. En su vida privada, Apolonio cumple con los rasgos característicos de la mayoría de los hombres de la época: autoritario y machista. Su hija trabaja en la casa del Marqués y Apolonio no deja que cualquiera se acerque a ella.

La historia de amor entre Tristán e Isolina permite a Zapico mostrar la gran desigualdad social que existía en Asturias y en el resto de España durante los años 30. Los contrastes entre la cómoda vida del joven aristócrata y la dura existencia de la sirvienta quedan perfectamente reflejados. También es interesante cómo el dibujante ha retratado la diferente concepción del mundo que poseen ambos personajes y el valor que le dan a aspectos como el dinero y la cultura.

La subtrama protagonizada por Apolonio muestra la dura vida en la mina y en los pueblos que dependían económicamente del carbón. La frontera entre la vida y la muerte era muy fina, ya que los accidentes eran muy habituales. Los actos de crueldad contra los trabajadores por parte de los cargos intermedios, representados en el cómic por un ingeniero,  estaban a la orden del día. El trabajo infantil era de lo más normal. Todas estas injusticias fueron creando el clima propicio para que germinara la revolución y Alfonso Zapico consigue recrear de manera brillante la atmósfera que se debió vivir en la cuenca minera en los meses previos a octubre del 34. Este primer tomo de la obra concluye con el inicio de la Revolución y espero fervientemente la publicación del segundo para comprobar la manera en que el autor ha retratado los hechos más trágicos de la Revolución de Asturias.

La parte gráfica de la obra está  a la altura del guión y Zapico muestra su dominio del blanco negro, con aún  mayor sutileza que en sus obras anteriores. Los personajes, de rasgos caricaturescos, transmiten muy vivamente sus sentimientos y consiguen emocionar. Otro aspecto importante es que el abundante proceso de documentación y el conocimiento del autor asturiano de la cuenca minera se muestran en la gran veracidad de los escenarios en los que transcurre la acción.

Dos recursos gráficos me han parecido especialmente interesantes: el uso de páginas negras en los momentos en que la acción se sitúa en el interior de la mina y el uso de dobles páginas a modo de periódico obrero de la época, que permite a Zapico contextualizar históricamente los hechos de forma breve y atractiva. Para observar la manera en la que Zapico llevó a cabo el dibujo os recomiendoque visitéis la entrada “Finales de agosto, principios de septiembre (la balada de Zapico)” en el  blog Es muy de cómic, de Pepo Pérez.

En definitiva, La balada del norte es una obra que encaja perfectamente en el espíritu de este blog, ya que consigue divulgar un periodo histórico tremendamente sugerente mediante una historia de ficción realmente interesante. Esperemos que no haya ningún problema y que a finales del año que viene podamos comprobar cómo acaban Apolonio y Tristán, y sobretodo, cómo desarrolla Alfonso Zapico la Revolución de Asturias de 1934, uno de los momentos fundamentales de la historia de España en el siglo XX, que precedió a la guerra civil y que ya mostró la gran división social existente en el país.