La infancia de Alan

La infancia de Alan, de Emmanuel Guibert (Sins Entido)

Después de la genial La guerra de Alan, Emmanuel Guibert hizo una especie de precuela con La infancia de Alan. El protagonista es el mismo, pero en esta ocasión nos trasladamos a los años 30, en su California natal.

Los recuerdos de Alan Cope sobre su infancia sirven a Guibert para crear un gran retrato de la sociedad americana de la Gran Depresión. Desde la visión de un niño podemos observar como la situación económica afecta a su familia y a sus vecinos. La nostalgia de la infancia y la juventud está muy presente, pero al mismo tiempo Cope y Guibert no idealizan la época, sino que a base de detalles y de momentos cotidianos construyen su historia con bastante verosimilitud.

Es muy interesante para comprender el funcionamiento de la sociedad norteamericana en una época tan convulsa, más allá de los grandes nombres y de los momentos históricos más conocidos. Además, visualmente es un cómic precioso gracias al dibujo de Guibert, que llega a ser prácticamente fotográfico en algunos fragmentos. Mención especial merecen las primeras páginas de la obra, con espectaculares dibujos a color que escapan de las viñetas.

La guerra de Alan

La guerra de Alande Emmanuel Guibert (Ponent Món)

Durante sus vacaciones en en el oeste de Francia, Emmanuel Guibert conoció a un jubilado norteamericano. Poco a poco se fueron haciendo amigos y Guibert descubrió que tras Alan Cope había una historia muy interesante. En los 3 volúmenes de La guerra de Alan, el autor francés nos narra la experiencia de Alan durante la Segunda Guerra Mundial.

Cada volumen relata una parte de sus vivencias: su instrucción en los EEUU y la llegada a Europa; la guerra propiamente dicha, aunque Alan no participa directamente en los grandes momentos históricos; y el fin de la guerra y su retorno a casa. Es muy interesante el retrato del día a día de un soldado, de las pequeñas cosas que son importantes para cada uno de nosotros, y com éstas encajan en el gran relato de la Segunda Guerra Mundial.

El dibujo de Guibert ayuda a resaltar la importancia de la memoria, de los recuerdos de Alan Cope, protagonista absoluto del cómic. Un gran ejemplo de historia oral, llevado en esta ocasión a la novela gráfica.

 

Paracuellos

Paracuellos, de Carlos Giménez (Glénat, De Bolsillo)

El gran Carlos Giménez nos cuenta en Paracuellos sus vivencias y las de sus compañeros en uno de los Hogares de Auxilio Social que creó el régimen franquista en la posguerra. Eran hogares para los niños desamparados, huérfanos de la guerra o de familias pobres; en la mayoría de casos, consecuencia directa de la guerra civil.

Carlos Giménez crea historias cortas que muestran, en ocasiones con ternura y en otras con crudeza, cómo era la vida en estos lugares. El trato con los falangistas y con las monjas que dirigen el centro, los breves encuentros con los familiares y el día a día con el resto de niños conforman un retrato de la España de los años 50. Es muy interesante para conocer la vida de los niños más desfavorecidos durante la posguerra y para reflexionar sobre el papel de algunas instituciones, especialmente la Iglesia, durante los largos años de dictadura.

Adolf

Adolfde Osamu Tezuka (Planeta de Agostini)

El manga también tiene mucho que decir en el género de la ficción histórica. Osuma Tezuka, uno de los más grandes dibujantes japoneses, creó una obra fantástica con Adolf. Este cómic abarca desde los años 30 en Alemania y  Japón, hasta principios de los años 80, en que la acción se traslada al conflicto entre Israel y Palestina. Aunque la acción transcurre durante 50 años, el episodio central es la Segunda Guerra Mundial.

Adolf es el nombre de los 3 personajes principales: Adolf Kamil, un niño judío que vive en Japón y que sufre el racismo de la sociedad japonesa; Adolf Kauffman, el hijo de un jerarca nazi y una mujer japonesa, amigo de Adolf Kamil; y, por último, Adolf Hitler. La supuesta ascendencia judía de Hitler es uno de los ejes de la obra, y la trama – bastante compleja -, está muy conseguida.

Tezuka nos muestra la barbarie del holocausto en Europa, pero también las atrocidades que cometió el ejército japonés en el extremo Oriente. Gracias a la gran extensión de la obra, el autor es capaz de crear un retrato muy complejo de toda esta época: las relaciones entre la Alemania Nazi y el Japón Imperial, el racismo en ambos países o sus sistemas educativos, forman parte de la narración.

El hecho de que esta obra sea Manga hace que tenga un estilo muy reconocible para buena parte de los jóvenes lectores, de manera que es un cómic muy atractivo para ellos y ellas. A pesar de su extensión y de la cantidad de información histórica que contiene, Adolf es una lectura apasionante y llena de acción.

Adolf Hitler es uno de los protagonistas de esta obra.

Palestina

Palestina. En la franja de Gaza, de Joe Sacco (Planeta de Agostini)

Las obras de Joe Sacco son crónicas que firmaría el mejor reportero de guerra; la diferencia y lo que lo convierte especial, es que él las hace en forma de cómic. El autor viajó a Israel y los territorios ocupados entre 1991 y 1992, y con Palestina, nos lleva con él, y nos va narrando lo que  allí se encuentra.

A través de sus conversaciones con ciudadanos palestinos, Sacco nos explica como es la vida cotidiana en un lugar tan convulso. Mediante flashbacks vamos conociendo el pasado reciente del conflicto – el inicio de la Intifada o la Guerra del Golfo -, pero también el pasado remoto – la expulsión de los árabes -. Como en el resto de sus obras, Joe Sacco se incluye en el relato, ya que así deja clara la subjetividad de la obra. No quiere narrar “la verdad” del conflicto, sinó su verdad, lo que él se encuentra y lo que él observa.

Muy recomendable para tener una visión del conflicto desde dentro, desde la vida cotidiana, y para conocer la voz, muchas veces relegada, de los palestinos.

Joe Sacco nos lleva de viaje con él a Israel y Palestina.

Persépolis

Persépolis, de Marjane Satrapi (Norma Editorial) També disponible en català.

Éste es uno de los cómics más conocidos de los últimos años, que se ha convertido en best-seller en multitud de países. Marjane Satrapi es una autora iraní, que vive en Francia, y con esta obra nos da su visión de una época trascendental en la historia de  Irán, ya que el inicio de la novela gráfica se sitúa en 1979, cuando estalla la revolución contra el Sha y llegan al poder los ayatolás.

La obra se divide en cuatro libros, recopilados en un único volumen. Cada uno de ellos trata un periodo de la vida de Marjane y al mismo tiempo un periodo en la historia de Irán: el triunfo de la Revolución y el derrocamiento del Sha; el giro islamista del nuevo régimen y la guerra contra Irak; la emigración a Viena y el contacto con la sociedad occidental; y finalmente, el retorno a Irán y el choque cultural entre las costumbres europeas y el tradicionalismo impuesto por el régimen.

Marjane es una chica de una familia acomodada y progresista. En este primer periodo, la autora nos muestra las reflexiones de los padres de la protagonista, ya que ésta es aún muy pequeña. Participa junto a sus padres en las manifestaciones contra el Sha, y reclama la instauración de un nuevo régimen democrático. El elemento clave de este primer periodo es la frustración por la deriva integrista del nuevo régimen. Tienen un papel destacado los ataques contra los propios opositores al Sha y el paso de un gobierno revolucionario que debía ser democrático a un régimen exento de libertades. La salvaje represión afecta directamente a la familia de Marjane.

El impacto de la guerra también es muy fuerte. Los bombardeos sobre Teherán son constantes, y el miedo y la angustia están presentes cada día en la vida de Marjane y su familia. La imposición del velo, como símbolo la nueva moral puritana, es el elemento más visible de la nueva situación. La visibilidad de los mártires que dan su vida por la patria y la revolución y los guardianes de la revolución son otros elementos que introduce el nuevo régimen. Todos estos aspectos hacen la vida en Teherán muy difícil, y los padres de Marjane deciden enviarla a estudiar a Viena, fuera de peligro.

La estancia en Viena dura cuatro años, desde que tiene quince hasta que cumple los diecinueve. Es una época complicada, en plena adolescencia, alejada de su familia, de sus amigos, y en un mundo nuevo donde todo son cambios. Es el periodo en el que se forja el carácter rebelde de Marjane. Trata de integrarse, pero al mismo tiempo se autoafirma en su propia cultura. Es una época de descubrimientos, en todos los ámbitos, desde el amor hasta el pensamiento pasando por las drogas. Tras cuatro años tratando de amoldarse, es consciente de que su lugar no está allí y decide volver a Irán.

La última etapa es el periodo más decisivo. Marjane, que ya cuenta con un amplio bagaje cultural, se encuentra con las restricciones y limitaciones que le impone el régimen islámico. Su condición de mujer y la herencia occidental que trae consigo de Viena son una fuente de conflictos con la moral tradicionalista que se impone en Irán. En algunos aspectos, se ve obligada a renunciar a sus principios: tiene que llevar velo, se casa a los veintiún años e incluso, para acceder a la universidad maquilla sus creencias religiosas. Al final de esta etapa, tras el fracaso de su matrimonio, decide emigrar a Francia, donde podrá proseguir sus estudios artísticos.

Su lectura permite trabajar multitud de temas: la religión, la libertad, las revoluciones, la dualidad Oriente-Occidente o la memoria histórica. En el año 2007 se adaptó al cine (Persépolis).

¡Puta Guerra!

!Puta Guerra! 1914-1919de J. Tardi y J.P. Verney. (Norma Editorial)

Es una obra antibelicista que relata los horrores que sufrieron los soldados durante la guerra. Tardi consigue transmitir el absurdo de la guerra y el drama que supuso para millones de europeos.

Es muy interesante para observar la evolución de la Primera Guerra Mundial fase a fase, ya que la narración se divide en 5 capítulos que corresponden cada uno a un año de la contienda. Así, el cómic se inicia en 1914 con la ilusión inicial de derrotar de manera fácil y rápida al enenmigo. 1915 y 1916, a continuación, narran cómo afectó el estancamiento de los avances militares a los soldados, la creación de las trincheras y algunas de las principales batallas del conflicto.

A medida que la guerra avanza, Tardi refleja con maestría la degeneración de los combatientes y sus ganas de que la guerra acabe de la manera que sea. Además, esta obra contiene un Dossier elaborado por J.P. Verney con una explicación académica del conflicto, hecho que la hace doblemente interesante.

Tardi reconstruye la barbarie del conflicto.

A %d blogueros les gusta esto: